Cirugía de la Obesidad




CIRUGÍA DE LA OBESIDAD EN ANDALUCÍA

CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA

Telf. 954 330 100
¡ Te llamamos nosotros!

¿QUÉ PREPARACIÓN SE REQUIERE DESDE LA CONSULTA?

•Una evaluación médica  rigurosa a fin de determinar si usted es candidata o candidato  a la cirugía laparoscópica de la obesidad.

•Son necesarias pruebas diagnósticas como una analítica, ecografía abdominal, radiografía con contraste oral (esófago gastroduodenal) y si fuera necesario incluso una endoscopia oral.

•Quizá sea necesaria una evaluación psicológica a fin de determinar la capacidad del paciente de adaptarse a los cambios posteriores a la operación.

•Tal vez haga falta consultar a especialistas, como por ejemplo un cardiólogo, un neumólogo o un endocrinólogo, según cuál sea su afección médica específica.

•Después de que su cirujano repase con usted los riesgos y los beneficios potenciales de la operación, será necesario que proporcione una autorización escrita a fin de que se le realice la cirugía.

•Deberá mantener una dieta líquida preoperatoria de al menos 15 días suplementada con batidos hiperprotéicos. De esta manera se disminuirá el volumen graso del hígado, también de la grasa intraabdominal, mejorando las condiciones generales de salud del paciente. Disminuyendo la probabilidad de tener complicaciones tanto operatorias como después de la cirugía

•Será necesaria una valoración preoperatoria por un anestesista, con el fin de detectar todas las enfermedades asociadas a la obesidad y prevenir su manejo perioperatorio.

Fármacos tales como aspirina, anticoagulantes, antiinflamatorios (medicaciones para artritis) y vitamina E,  deben suspenderse durante varios días y hasta una semana antes de la cirugía, debiendo seguir las indicaciones del anestesista o especialista correspondiente.

•Será necesaria una extracción de sangre para valorar su grupo sanguíneo por si fuera necesaria una transfusión de sangre y/o de productos sanguíneos tales como plaquetas, dependiendo de su condición.

 

¿QUÉ PREPARACIÓN SE REQUIERE EL DÍA PREVIO A LA CIRUGÍA?

•Se le recomienda que se dé una ducha la noche anterior o la mañana de la cirugía.

•Después de la medianoche de la noche antes de la operación, no debe comer ni beber nada salvo las medicaciones que su cirujano le ha dicho, que se le permite tomar con un sorbo de agua la mañana de la cirugía.

 

¿CÓMO SE REALIZA LA CIRUGÍA LAPAROSCÓPICA PARA TRATAR LA OBESIDAD? 

Se realizan  pequeñas incisiones para acceder al abdomen por medio de cánulas (instrumentos tubulares). El laparoscopio, que está conectado a una minúscula cámara de video, se inserta a través de la pequeña cánula. Una imagen se proyecta a un televisor que le proporciona al cirujano una imagen ampliada del estómago y de otros órganos internos. Se ubican las pequeñas incisiones y cánulas para el uso de instrumentos especializados a fin de realizar la operación.

La operación se realiza completamente en el interior del abdomen después de expandirlo con el gas dióxido de carbono (CO2). Al completar la operación se quita el gas.

 

¿QUÉ SUCEDE SI LA OPERACIÓN NO SE PUEDE REALIZAR MEDIANTE EL MÉTODO LAPAROSCÓPICO?

En una pequeña cantidad de pacientes la cirugía laparoscópica no se puede realizar. Entre los factores que pueden aumentar la posibilidad de realizar el procedimiento abierto o se “convierta” al mismo se incluyen una historia de cirugía abdominal anterior que ocasiona tejido cicatricial denso, imposibilidad de visualizar órganos o problemas de sangrado durante la operación.

La decisión de realizar la cirugía a cielo abierto se determina a criterio de su cirujano ya sea antes o durante la operación misma. Cuando el cirujano siente que es más seguro convertir el procedimiento laparoscópico en uno abierto, no se trata de una complicación, sino más bien de una decisión quirúrgica sensata. La decisión de convertir a un procedimiento abierto se fundamenta estrictamente en la seguridad del paciente.

 

¿QUÉ ES DE ESPERARSE EL DÍA DE LA CIRUGÍA?

•Llegará al hospital la mañana o tarde de la cirugía.

•La preparación prequirúrgica a menudo incluye cambiarse de ropa y ponerse una bata de hospital.

•Un miembro calificado del personal médico o enfermería le insertará una pequeña aguja/un catéter (IV) en su vena, a fin de administrarle medicamentos durante la cirugía.

•Con frecuencia es necesario administrarle medicamentos prequirúrgicos.

•Conocerá al anestesiólogo y conversarán sobre la anestesia.

•Estará bajo el efecto de anestesia total (dormido/a) durante la operación, que puede durar en algunos casos, varias horas.

•A continuación de la operación se le llevará a la sala de recuperación hasta que se despierte por completo. Luego se le llevará a su habitación.

•La mayoría de los pacientes se quedan uno o más días en el hospital a fin de recuperarse de la cirugía.

 

¿QUÉ COMPLICACIONES PUEDEN OCURRIR? 

Aunque la operación se considera segura, pueden presentarse complicaciones, tal como ocurre en cualquier cirugía mayor.

El índice de muerte inmediata a la cirugía para cualquiera de los procedimientos laparoscópicos para la obesidad es relativamente bajo (inferior al 2%). Por otro lado, complicaciones tales como infecciones de la herida, dehiscencia de la herida, abscesos, fuga en las líneas de sutura, perforación del intestino, obstrucción intestinal, úlceras marginales, problemas pulmonares y coágulos de sangre en las piernas pueden llegar a un índice del diez por ciento o más. En el período postoperatorio es posible que surjan otros problemas que requieran más cirugías. Entre dichos problemas se incluyen dilatación de la bolsa, vómitos persistentes, acidez o imposibilidad de bajar de peso. En raras ocasiones resulta necesario revertir la operación debido a alguna complicación de la cirugía. Son más altos los índices de complicación en el caso de cirugías secundarias que en la primera operación.

Es común que se descubran cálculos biliares en pacientes obesos. Los síntomas de dichos cálculos se presentan con frecuencia al bajar de peso. A veces se recomienda extirpar la vesícula biliar en el momento de realizar la cirugía de la obesidad.

Después de la derivación gástrica, es posible que ocurran deficiencias nutricionales tales como vitamina B-12, folato y hierro. Por lo general esto se puede prevenir si se toman las vitaminas y suplementos nutricionales necesarios. Otro resultado potencial de la derivación gástrica es el “síndrome de vaciamiento rápido”. Dicho síndrome se caracteriza por dolor abdominal, calambres, sudoración y diarrea después de ingerir bebidas y alimentos que tengan un alto contenido de azúcar. Si se evitan los alimentos que contienen mucho azúcar se pueden prevenir dichos síntomas. Después de las cirugías de malabsorción, pueden ocurrir las mismas deficiencias nutricionales que ocurren después de la derivación gástrica, además de deficiencias de proteína. También la diarrea o las deposiciones blandas se dan con frecuencia después de las cirugías de malabsorción dependiendo de la cantidad de grasa que se consuma.

 

Tal como ocurre con cualquier operación, existe el peligro de que se presenten complicaciones. Sin embargo, el riesgo de que ocurra alguna de dichas complicaciones no es mayor que si la cirugía se efectuara a cielo abierto.

 

¿QUÉ ES DE ESPERARSE DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

Por lo general deberá permanecer en el hospital de uno a tres días después de un procedimiento laparoscópico. Se espera que se levante de la cama y se siente en una silla al llegar a la habitación después de la cirugía y para el día siguiente se supone que camine. Será necesario que haga ejercicios de respiración. Se le administrará medicación para el dolor cuando lo necesite.

El primer día o el segundo después de la cirugía empezará con la ingesta de sorbos de agua, posteriormente la ingesta de líquidos y/o batidos suplementarios deberá ser de unos 50 cc cada 3 horas. Deberá seguir con la dieta líquida o de puré hasta que su médico lo evalúe más o menos tres o cuatro semanas después de que vuelva a su casa.

Se aconseja a los pacientes que caminen y que hagan ejercicios ligeros. Es importante seguir con los ejercicios de respiración en su casa después de la cirugía. El dolor después de la cirugía laparoscópica suele ser leve, aunque es posible que algunos pacientes necesiten de medicación para el dolor. En la primera visita de control el cirujano conversará con usted sobre cualquier cambio en la dieta.

Después de la operación, es importante que obedezca las instrucciones de su médico. Aunque algunas personas se sienten mejor al cabo de unos pocos días, recuerde que su organismo necesita de tiempo para recuperarse.

Es probable que pueda reanudar la mayoría de sus actividades normales al cabo de tres o cuatro semanas. Entre dichas actividades se incluyen: darse duchas, conducir su automóvil, subir escaleras, trabajar y hacer ejercicios livianos.

Debe llamar y pedir cita médica de control antes de cumplirse las dos semanas siguientes a su operación.

 

¿CUÁNDO DEBE LLAMAR A SU MÉDICO?

Asegúrese de llamar a su médico o cirujano si se le presenta alguno de los síntomas siguientes:

•Fiebre por encima de 39ºC que no cede

•Sangrado

•Hinchazón o distensión abdominal que va en aumento

•Náusea o vómitos persistentes

•Escalofríos

•Tos persistente y falta de aire o aliento

•Problemas para tragar que no desaparecen al cabo de unas semanas

•Drenaje de cualquier incisión

•Hinchazón de las pantorrillas o dolor de piernas

 

Subir

 

Nota legal

La presente información no pretende reemplazar la conversación entre usted y su cirujano en cuanto a la necesidad de que se le haga una cirugía laparoscópica para tratar la obesidad. Si tiene preguntas en cuanto a la operación o el control subsiguiente, se le ruega que hable de dichos temas con su cirujano antes o después de la operación.

 VOLVER